Skip to main content
Detalle de la Buena Práctica

Memoria de Responsabilidad Social Universitaria


Palabras clave: Estrategia, UCO, responsabilidad social, consejos sociales

Resumen de la Práctica

El Foro de Consejos Sociales de las Universidades Públicas de Andalucía, en cumplimiento de sus funciones como órganos garantes de que los intereses de la Sociedad tengan reflejo en el ámbito universitario, pusieron en marcha una convocatoria pública el mes de septiembre de 2007, dirigida a equipos multiprovinciales de las universidades públicas de Andalucía, para la elaboración de una propuesta de Memoria de Responsabilidad Social del sistema universitario andaluz. Por tanto, el objetivo básico del presente proyecto era el de promover un modelo de responsabilidad social en las universidades andaluzas como acción de mejora de la calidad de las mismas.

 

1. Planificación de la Práctica

Desde este proyecto se ha pretendido enfatizar la necesidad de que las Universidades adquieran una completa conciencia de su dimensión social y de la necesidad de elaborar informes técnicos de Sostenibilidad que apoyen la apuesta definitiva de las mimas por su interacción e integración en el entorno en el que desarrollan su actividad.

La elaboración de un modelo de Memoria de Responsabilidad Social normalizado en sus aspectos básicos para todas las universidades andaluzas permitiría, además, fomentar un proceso de benchmarking entre universidades que facilitaría las comparaciones claras y adecuadas, así como la identificación de las mejores prácticas como elemento esencial de aprendizaje. No obstante, y en el caso particular de las universidades andaluzas, somos conscientes de que no son pocas las actividades desarrolladas y estructuras creadas en aspectos íntimamente relacionados con la responsabilidad social, fallando quizás los esfuerzos de comunicación par! a poner en valor los mismos ante la sociedad y los diferentes grupos de interés.

Por tanto, el implantar de forma homogénea y normalizada una memoria de sostenibilidad en las universidades andaluzas, aparte de propiciar una posición de liderazgo en este sentido con respecto a las universidades de nuestro país y a nivel internacional, va a posibilitar la comparabilidad y la identificación constante de las mejores prácticas para motivar un cambio permanente y continuo tendente a la excelencia en este ámbito, cada vez más importante en la gestión.

En definitiva, la implantación futura de estos aspectos en las universidades andaluzas permitirá incrementar la contribución de las mismas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a través de la integración en sus planes estratégicos de objetivos sociales, económicos y medioambientales, que se traduzcan para la sociedad en un retorno satisfactorio de los recursos destinados a financiarlas.

Las buenas prácticas corporativas en los ámbitos económico, social y medioambiental pesan cada vez más en la toma de decisiones, tanto de las Empresas como en las Administraciones, lo que ha llevado a que las políticas públicas sean cada vez más activas en el ámbito de la Responsabilidad Social. El concepto de Responsabilidad Social va ligado al buen gobierno de las organizaciones porque no se puede conseguir uno sin otro. Los principios de buen gobierno, en los que se traduce el concepto de Responsabilidad Social, se pueden integrar, en el caso de las universidades, en la consecución de la excelencia como eje básico de la sostenibilidad del sistema universitario.

En base a trabajos previos (Argandoña, 1999; Enderle, 1996 y Guillén et al, 2002), consideramos oportuno analizar la evolución de la implantación de la responsabilidad social en la sociedad española dada la divergencia cultural, social, histórica y política existente entre cada país, y a que las prácticas de responsabilidad social de una determinada empresa u organización tal como la universitaria reflejan la cultura de la sociedad en la que están inmersas (Guillén et al, 2002).


En España, se atisban dos momentos cruciales en el desarrollo y fomento de la responsabilidad social (Melé, 2004). Fue en la década de los 60 cuando se empezaron a vislumbrar importantes cambios en la vida social, política, cultural y económica española, gracias al establecimiento de la autarquía, sistema económico que permitió la apertura de la economía española al mercado exterior y contrajo importantes cambios en la sociedad española (industrialización, urbanización, crecimiento de la educación, etc.) (Argandoña, 1999 y Melé, 2004).

La evolución española alcanza su punto álgido a mediados de los 70, con la muerte del general Franco y la consiguiente caída del régimen dictatorial, que supuso la llegada de un período democrático, y fue el inicio del cambio social experimentado por nuestro país hasta el momento, manifestado a través de diversos acontecimientos, como son el establecimiento de la constitución de 1978, o la entrada en el Espacio Económico Europeo (1986), que propiciaron importantes cambios en la estructura de los valores éticos de la sociedad española (Argandoña, 1999).

El segundo momento transcendental en la configuración de la responsabilidad social en España se produce a principios del siglo XXI, donde se aprecian importantes iniciativas legales, gubernamentales e institucionales, desarrolladas en pos del fomento de la responsabilidad social.
Desde un punto de vista gubernamental e institucional (Melé, 2004), son varias las acciones ejercidas, entre ellas:
 

  • Publicación de los informes Olivencia (1998) y Aldama (2003), siendo respectivamente un código ético para directivos y un informe para la mejora de la transparencia.
  • Aprobación de las directrices de la OCDE para las empresas multinacionales (2003), las cuales pretendían fomentar el comportamiento responsable de las empresas.
  • Creación del Foro de expertos de responsabilidad social (2005), el cual dio paso posteriormente al Consejo Estatal de responsabilidad social, cuya finalidad no es otra que ser un foro de encuentro de todas las partes interesadas en Responsabilidad Social de las Empresas, que mantenga un diálogo multilateral permanente sobre la Responsabilidad Social de las Empresas y proponga al Gobierno acciones de fomento de la Responsabilidad Social de las Empresas.
  • Además habría que añadir que la asociación española para estandarización y certificación (AENOR) está trabajando para desarrollar estándares ético-sociales para los sistemas de gestión institucionales.
Desde un punto de vista legal son varias las leyes aprobadas en los últimos años que abordan de alguna manera la problemática de la responsabilidad social, como son los casos de la ley de Transparencia (2007), de Igualdad (2007), de Dependencia (2007), proyecto de ley de economía sostenible (2009) o la ley de protección medioambiental (2006).
 
Por otra parte, desde el ámbito empresarial (principalmente grandes corporaciones) se han establecido importantes acciones en pos de la responsabilidad social, mediante la creación de diversas asociaciones y foros. Un ejemplo es el foro de Empresas y Desarrollo Sostenible puesto en marcha por la escuela de negocios IESE (Navarra) en 1999, habiendo empezado su trabajo cuatro años antes.
 
En 2002, cuatro grandes empresas españolas (Telefónica, BBVA, Repsol-YPF y Grupo Agbar) pusieron en marcha el Foro de Reputación Corporativa, cuya finalidad es la de proporcionar un lugar de encuentro para analizar y dar a conocer las tendencias, herramientas y modelos de reputación corporativa en la gestión.
 
Otra red importante para la promoción de la responsabilidad social es la Mesa Cuadrada, siendo el capítulo español del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. También son varias las ONGs que están contribuyendo a fomentar la aplicación de la responsabilidad social desde diferentes perspectivas, como son los casos de: Fundación Ecología y Desarrollo (1992), Fundación Entorno (1995), Fundación Empresa y Sociedad (1995), Forética (1999) o Fundación Economistas sin Fronteras. La finalidad que persiguen estas organizaciones se dirigen, entre otras cosas, hacia la promoción del desarrollo sostenible, armonización del desarrollo económico con la protección medioambiental y la incorporación de criterios socialmente responsables en las estrategias de las empresas.
 
Por último, habría que añadir que España es uno de los países con mayor número de empresas con memorias de responsabilidad social publicadas en la base de datos GRI, lo que muestra el grado de implicación y concienciación del tejido empresarial en este sentido, confirmando de esta manera la trascendencia que están teniendo las iniciativas ejercidas desde diferentes ámbitos en torno al fomento de la responsabilidad social. Destacamos, por su actualidad, el proyecto de Ley sobre RSE que está debatiendo en este momento el Parlamento de la Comunidad Autónoma de Extremadura.
 
Si atendemos más que a compromisos y recomendaciones institucionales a las prácticas reales, y en concreto, en las universidades públicas españolas, apreciamos un menor nivel de concienciación hacia la Responsabilidad Social, aunque con una progresión importante. De hecho, las universidades, al igual que otros organismos públicos, a pesar de su clara vocación y orientación social, han presentado hasta ahora un menor nivel de desarrollo de dicho concepto en sus sistemas de gestión y de información que las empresas (Melle, 2007; Lozano, 2007). Una simple visualización de las bases de datos sobre Memorias de Sostenibilidad publicadas en el informe de Progreso del Pacto Global o en las Memorias de Sostenibilidad de la GRI nos llevan a refrendar lo anterior.
 
Es decir, una mayor presencia de las grandes corporaciones privadas, y una escasa representación de organizaciones públicas y de universidades incorporadas a este movimiento. En concreto, solamente hay dos universidades públicas españolas que han publicado memorias de sostenibilidad en base a los indicadores del GRI, las universidades de Santiago de Compostela (2004, 2005 y 2006) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).
 
No obstante, una visualización al United Nations Global Compact nos permite comprobar que existen varias universidades españolas adheridas a los principios que promulga esta institución. Entre las universidades españolas comprometidas con los principios inspiradores del Global Compact se encuentran: Córdoba, Jaén, Málaga, Salamanca, Santiago, Sevilla, Barcelona, Politécnica de Madrid, Politécnica de Valencia, etc. Junto a ello, y como muestra de que la Responsabilidad Social es un concepto emergente en el ámbito universitario, la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas ha creado una comisión sectorial (Julio 2009) de sostenibilidad, desarrollando un grupo de trabajo para la Calidad Ambiental, el Desarrollo Sostenible y la Prevención de Riesgos Laborales.
 
Todo lo anterior, conjuntamente con algunas evidencias adicionales, apunta a que se está iniciando en España una sensibilización importante hacia la incorporación del concepto de responsabilidad social en el ámbito universitario:
  • La puesta en marcha de proyectos con diferente alcance sobre implantación y publicación de memorias de responsabilidad social (Zaragoza, UNED, Cádiz, Pública de Navarra, etc.)
  • La creciente creación de cátedras, cursos y actividades relacionadas con la responsabilidad social en diferentes universidades españolas.
  • Interés y participación en diferentes jornadas sobre responsabilidad social universitaria celebradas en Úbeda y en Castellón, de dónde se extrajeron como conclusión la necesidad de crear redes, institutos y centros de investigación que permitan el avance sobre este particular.
  • Creación por parte del gobierno español junto a las comunidades autónomas y las universidades de una iniciativa denominada Estrategia Universidad 2015, cuyo origen se ciñe en torno a la consecución de la adaptación de la universidad española al espacio europeo de educación superior, siendo la misión de la misma la modernización de las universidades españolas a través de la excelencia, tanto en formación como en investigación. Dicha iniciativa contempla entre sus líneas de actuación la responsabilidad social universitaria.
  • Propuesta a debate sobre la Reforma en el Gobierno y Financiación de las universidades motivado por el desarrollo de la estrategia anterior y por la necesidad de inculcar que la universidad es una organización que, además de formar e investigar, debe contribuir al desarrollo social y cultural, además de promover una serie de valores cívicos y humanos.
  • Desarrollo de un proyecto de investigación orientado hacia la responsabilidad social universitaria en Andalucía, el cual es financiado por el Foro de Consejos Sociales de las universidades públicas andaluzas, y que constituye el objeto de la descripción de la presente buena práctica.

2. Desarrollo y ejecución de la Práctica

Para llegar a la propuesta de memoria de responsabilidad social se han utilizado una serie de antecedentes y acciones tales como las siguientes, las cuales aparecen recogidas en los documentos publicados en la página web del proyecto :
  • Conceptualización de la Responsabilidad Social Universitaria.
  • Análisis propuesta GRI  y Pacto Global.
  • Sistemas de evaluación de la Responsabilidad Social Universitaria.
  • Análisis de memorias de sotenibilidad publicadas por universidades a nivel nacional e internacional.
  • Entrevistas grupales con directivos universitarios para obtener evidencias sobre frenos y aceleradores de la implantación de modelos de responsabilidad social universitaria.
  • Análisis del Modelo de Financiación 2007-2011 aplicable a  las universidades andaluzas, así como el Contrato Programa 2008 firmado entre la Consejería de Innovación Ciencia y Empresa y las diferentes universidades públicas andaluzas.
  • Análisis de las expectativas de los diferentes grupos de interés.
  • Análisis de los Planes Estratégicos de las diferentes universidades públicas andaluzas desde la perspectiva de la responsabilidad social.
  • Estudio de la presencia de la Responsabilidad Social en la oferta formativa de las universidades andaluzas.
  • Estudio de la presencia de la Responsabilidad Social en la oferta investigadora.

Más información sobre Actividades

 


....


- Miembros de la Comisión de Calidad

- Miembros de la Comisión de Seguimiento del Proyecto

- Equipo de trabajo de las siguientes Universidades:

   . UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

    . UNIVERSIDAD DE GRANADA.

El proyecto tuvo una financiación en la primera fase de 65.000 euros y de 24.000 en la segunda fase.

Más información sobre Recursos

3. Resultados de la Práctica

Los resultados más destacados del proyecto hasta este momento han sido los siguientes (recogidos en la página Web del proyecto y en los archivos que se adjunta a la propuesta):

  • Análisis del estado de la cuestión en responsabilidad social universitaria a nivel nacional e internacional.
  • Estudio de todos los Planes Estratégicos de las Universidades Andaluzas para determinar sus contenidos en RSU.
  • Análisis de la oferta formativa de las Universidades Andaluzas para determinar sus contenidos en RSU.
  • Análisis de los proyectos de investigación de las Universidades Andaluzas para determinar sus contenidos en RSU.
  • Organización de reuniones con los Grupos de interés de fuera y dentro de las universidades (se hicieron reuniones en todas las universidades, más de 400 personas participantes) para analizar sus expectativas. Con esto se hizo una selección de las 10 expectativas más importantes para cada grupo de interés (PDI, PAS, Estudiantes, Empresas, Sociedad, €¦.).
  • Organización de una Jornada a nivel regional de todos los grupos de interés de las distintas universidades para hacer una puesta en común de todas las expectativas.
  • Realización de una encuesta masiva a toda la comunidad universitaria de las universidades andaluzas sobre Responsabilidad Social.
  • Validación de los resultados obtenidos en el proyecto por la Comisión de Calidad del proyecto (en la que intervienen miembros externos).
  • Elaboración de dos documentos, uno extenso y otro ejecutivo, con los resultados de la primera fase donde se hace una propuesta de los contenidos de la Memoria de Responsabilidad Social Universitaria para el Sistema Universitario Andaluz y para cada una de sus universidades.
  • Construcción de una página Web del proyecto (que se convertirá en un Observatorio de RSU) donde se recogen todos los resultados y la información de interés.
  • Elaboración de una propuesta de indicadores de RSU que se está contrastando en este momento con los distintos grupos de interés.
  • Elaboración de un Plan de Comunicación del proyecto para ayudar a concienciar sobre la importancia de la aplicación del proyecto de RSU y visualizar los resultados que se van obteniendo.

Con el proyecto hemos avanzado significativamente en los objetivos fundamentales que nos propusimos en cuanto a conseguir que todas las universidades andaluzas contasen con una Memoria de Responsabilidad Social Universitaria y el propio Sistema Universitario Andaluz tuviese también la suya. Las Universidades de Almería, Cádiz y UNIA ya tienen publicada su primera Memoria de RSU, la de Córdoba ya presentó en la inauguración del actual curso académico su memoria en el formato de RSU, y las demás se han comprometido para hacerlas a corto plazo. En cuanto a la conjunta del Sistema Universitario Andaluz la Consejería competente se ha comprometido a impulsarla para que esté lo antes posible a partir de la estructura propuesta en el proyecto y de los indicadores básicos elaborados.

Observaciones

La Responsabilidad Social de las Universidades constituye el elemento fundamental de su razón de ser y de su sostenibilidad futura, por lo que debe ser parte de esencial de su estrategia.

La oportunidad del proyecto, puesto en marcha por el Foro de Consejos Sociales de las Universidades Públicas de Andalucía, es, si cabe, más importante en estos momentos, cuando se aboga, como nunca antes en la historia, por un sistema universitario comprometido con la sociedad, donde la rendición transparente de cuentas se convierta en el instrumento central de su gestión.

4. Evaluación y Revisión de la Práctica

Tanto los objetivos como actividades del proyecto están enmarcados en el concepto de sostenibilidad como se habrá tenido ocasión de visualizar en apartados anteriores, tanto en los aspectos sociales, ambientales como económicos. Por otra parte, la sostenibilidad temporal se ha garantizado con una permanencia del proyecto de casi tres años, buscándose en este momento alternativas para que este observatorio de responsabilidad social universitaria se convierta en algo permanente.

 

5. Carácter Innovador de la Práctica

El interés creciente por aumentar el compromiso social de las universidades, así como la necesidad de impregnar de criterios socialmente responsables las diferentes dimensiones  y funciones de la Universidad, tanto a nivel operativo como estratégico, justifican la presente práctica, la cual no sólo puede ser una contribución modesta a la mejora de la situación actual sobre la responsabilidad social en el ámbito universitario, sino  que también puede ser de utilidad para aquellas universidades y dirigentes universitarios implicados en la mejora del compromiso social de estas instituciones.


La preocupación creciente en los últimos tiempos sobre el papel y los impactos o externalidades que las empresas provocan en su contexto social y ambiental ha provocado que exista una abundante literatura sobre la responsabilidad social empresarial o responsabilidad social corporativa. No obstante, al menos desde un punto de vista científico o de investigación, esta preocupación ha sido bastante inferior en el ámbito del sector público (Ball y Grubnic, 2007; Ball y Bebbington, 2008) y, en concreto, en el ámbito de la Educación Superior.

El hecho de que las universidades no hayan sido objeto de atención adecuada en las investigaciones sobre responsabilidad social genera una necesidad y una oportunidad no sólo por los impactos sociales y ambientales que se derivan de cada una de las parcelas de la gestión universitaria, sino también por el papel ejemplar que deben asumir en la sociedad y en la responsabilidad o riesgo que puedan tener al formar a profesionales con una alta formación técnica, exentos de valores sociales y sin una verdadera percepción del papel que han de tener las organizaciones en el contexto actual y futuro.


La necesidad de una mayor implicación por parte de las universidades con su entorno y la mayor rendición de cuentas a la sociedad se han puesto de manifiesto en diferentes declaraciones, a nivel internacional y nacional, entre los que destaca la Cumbre de Lisboa (2000), el Consejo de Barcelona (2002), Comisión Europea (2003, 2005, 2006), VII Foro ANECA (2006). Adicionalmente, existen otros  pronunciamientos europeos, dónde se hace referencia expresa a la Dimensión Social de la Universidad, como son el documento €œA social dimensión to higher education (ESIB, 2006), la Declaración de Graz (2003) y la Declaración de Bergen (2005), entre otras.

En el ámbito español, las modificaciones la Ley Orgánica de Universidad, el mensaje del Gobierno y, en el caso concreto de Andalucía, las políticas de financiación de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa (CICE) de la Junta de Andalucía, enfatizan una serie de conceptos aplicables al nuevo marco universitario, como son: autonomía, profesionalidad, búsqueda de financiación privada, calidad, planificación, implicación con el entorno y, sobre todo, rendición de cuentas.


Lo anterior justifica la necesidad de incorporar la responsabilidad social en la estrategia y funciones de la Universidad  y a reconsiderar de forma exhaustiva tanto su misión como su visión.



La propuesta de memoria de responsabilidad universitaria ha servido para que muchas instituciones andaluzas y no andaluzas la utilicen como marco de referencia, de esta forma investigadores del proyecto han participado en diferentes encuentros con universidades interesadas para dar a conocer el c0ntenido y alcance de la propuesta.
Por otra parte los investigadores del proyecto lideran proyectos de investigación solicitados al Ministerio de Educación y a la AECI, al objeto de replicar el mismo en todo el sistema universitario  español y el cubano respectivamente.

6. Divulgación de la Práctica

Sin información para éste item.

7. Fuentes Complementarias

Esta Buena Práctica no posee fuentes complementarias.

8. Archivos Adjuntos

Esta Buena Práctica no posee archivos adjuntos.

Datos de Contacto
  Melchor Guzmán Guerrero
secretario-csocial@uco.es
(+34) 957218127 / 28
http://rsuniversitaria.org/
Consejo Social Universidad Córdoba

Regresar al Buscador de Buenas Prácticas